defiende el enfoque de género

Un solista bien acompañado

Christian Van Lacke, aterriza el vuelo .

Publicado: 2014-05-05

A Christian Van Lacke, el guitarrista y productor argentino, peruano por adopción, se le suele imaginar piloteando un vuelo particular cuando en realidad se ha venido edificando una trayectoria musical considerable. En poco más de siete años, radicando en Lima, ha tenido un número mayor de bandas y de discos que la cifra mencionada.    

Configuración de un uni/verso

Christian es un creador musical a la vieja usanza. Perpetúa la herencia del rock histórico de Argentina, el rock de la etapa auroral -entre sesenta y setentas-, cuando ese movimiento fue formador del rock del continente. Van Lacke como esos viejos rockeros se interesa más por la música en sí y por el mensaje que ésta pueda entregar.

A los 7 años, descubrió el (único) vinilo de Tarkus, la mitológica banda de su padre, y compró sus primeros discos, de Charly García y Celeste Carballo; sintió la necesidad de hacer su propia música poco después, “comencé a componer a los 13, mucho folk al principio, eso se comenzó a desfigurar con los años aunque algo quedó, mi último disco rescata un poco el sonido de esas primeras canciones” empieza evocando.

Eligió la guitarra, sobre todo por su gusto por los maestros Jimi Hendrix y Edelmiro Molinari (Almendra y Color Humano). Poli Martínez (La Pesada del Rock and roll), Quique Gornatti (La Cofradía de la Flor Solar), Kubero Díaz (La Pesada del Rock and roll), Mica Reidel (Supermoco), Dario Gianella (Tarkus), Willy Pedemonte, entre otros violeros argentinos lo influenciarían.

A principios de los noventa tuvo su primera banda formal. ¿Registros? “De esa banda se salvó una grabación en vivo que muy poca gente tiene, pues no era de nuestro interés hacernos conocidos aunque llevábamos buena cantidad de gente a los conciertos, nos seguían del barrio donde parábamos: Villa Pueyrredón, un barrio de Buenos Aires. Amigos me han comentado que tienen aún casetes de esa banda que se llamaba Liturgia”. ¿Y qué música harían esos pibes? “Básicamente lo mismo que hago ahora quizá un poco más inmadura en lo musical; estaba rayado, hippie, aún lo estoy pero creo que algo más ordenado”.

Pasaporte Sudaca

Van Lacke antes de “nacionalizarse” peruano, vivió en otros dos países que han aportado experiencias de vida a su bagaje musical. “Viví cinco años en Venezuela cuando era adolecente y conocí gente que me instruyó de manera vital en lo que soy ahora. España me dio carácter, pues viví como indocumentado, me llamaron ‘sudaca’ varias veces, casi tres años estuve tocando todos los días en la calle, pasando la gorra. Disfruto mucho lo que está pasando en este momento con mi vida, con mi música, y todo el presente se remite a ese pasado en Venezuela y España. Les tengo mucho cariño a esos países”.

Lima, te llama la llama… incandescente

Christian se instaló en Lima en el 2007 pero no le resultó una ciudad extraña. “Siempre tuve lazos con Perú, mis padres se conocieron acá, mi viejo es argentino y mi madre peruana, tengo familia materna en Lima, desde chico venía por navidades y conservo entrañables recuerdos de ello. Mis padres se conocieron en la época de Tarkus, mi madre quedó embarazada y se fueron a Argentina donde nací y me crié”.

La conexión de su padre, Guillermo Van Lacke, también ha sido intensa con Perú, tras la etapa de Tarkus con Gianella, volvió con Carlos Salomón, otro guitarrista argentino, pero ya no pudo resucitar al gigante dormido, no sería la última vez que asuntos musicales lo traerían a la ciudad. “En 1996, pasé dos meses en Lima, me hospedé en casa de los Walos (N. de R.: Se refiere a Walo Carrillo, ex batero de Tarkus y a su hijo, “Walito”). Vine con mi viejo que en esa época trabajaba en producción musical, yo le daba una mano, convencimos a la disquera El Virrey para que editen discos como: “Celeste Carballo en Roxy” o el primero del negro García López (actual guitarrista de Charly García). El siguiente paso iba ser que realicen conciertos en Lima pero eso no pasó por problemas de salud de mi padre. La pasé muy bien con los Walos, parábamos tocando en su casa, íbamos a la feria del hogar, probábamos los floripondios que brotan hasta hoy en su cuadra, lindos recuerdos”.

Tarkus, las segundas partes no siempre son malas

Tarkus fue una de las más importantes bandas de los 70s, y no solo de su género. Lamentablemente, fue solo una estrella fugaz. Sobre la reformulación de Tarkus (2007), Christian Van Lacke, en diversas entrevistas, ha contado que se dio de una manera circunstancial, y, seguramente, por su buen entendimiento personal y musical con Walo Carrillo (que sería el puente instrumental entre Tarkus y Tlön), además creo que el cosmos obró para que tomara la posta que dejó tu padre, él vio extinguirse su proyecto en un buen momento y el momento llegó para que Christian lo continuara pero la segunda versión de Tarkus no prosperó a pesar que prometía. Algunos años después de culminada esa etapa, Christian no desea decir nada más, quizá no sea necesario al saber que aún hoy sigue tocando temas de esa inolvidable banda.

Planeta Tlön

Tlön fue, pues al parecer ya no será, la primera banda propia en Perú de Christian Van Lacke. Desde el nombre de la banda hay alusión a Jorge Luis Borges. Tlön es un mundo ficticio creado por el escritor argentino en su relato “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”, perteneciente al libro Ficciones (1944). “Amo a Borges, soy muy admirador de su obra, también de Sábato y de otros, leo más libros de historia que de literatura, cada tanto me engancho con alguno que me recomiendan, pero como obra te diría de esos dos. Cada palabra encierra un misterio”.

Tlön, entre 2009 y 2011, ha realizado tres discos. El primer disco aun orbitando en la órbita Tarkus, el segundo más cósmico y el tercero, más elaborado, son como tres edades de un planeta. “Son tres momentos, los tres me gustan por igual y es verdad que son bastante diferentes conceptualmente hablando pero se dieron así y se dieron todos en un proceso muy corto, en tres años grabamos las treinta y cinco canciones que componen los tres álbumes, mucho tiempo no había para pensar ‘vamos a hacer esto’, simplemente era la locura de componer y grabar” analiza el guitarrista.

Ya desde ese momento los saltos en el tiempo se alteran en el Universo Van Lacke. “Hubo más material compuesto que justamente por no entrar en el concepto de un disco las dejábamos afuera, algunas las destiné para el disco ‘Van Lacke-Vidal-Carrillo’ que se grabó simultáneamente al de ‘Tlön II’. En mi último disco: Fauna II, está el tema ‘Astö’, dedicado a un primo que quiero mucho, que se compuso para el ‘Tlön III’ pero que fue descartada en su momento por una cuestión de espacio en el disco compacto”.

Todos los discos de Tlön los editó en vinilo y disco compacto Nasoni Records (de Alemania) y ello propició que se hagan reseñas de los álbumes en medios de diversos países, países como Bélgica, Japón, etc. “Muy buen trabajo hizo Nasoni, de empaque y distribución; al principio me resultaba muy delirante eso de las reseñas con letritas arabescas u orientales, después me calmé y ya no soy de buscarlas”.

El espíritu de Lilus siempre presente

Las canciones de Lilus surgieron antes que Christian reformara Tarkus. Lilus llegó a entregar solo un buen disco (2009), sin embargo su espíritu habita entre sus integrantes. “La base de Lilus me acompaña hasta hoy, es la base eléctrica cuando toco con Fauna, ellos son Oliver Castillo y Walo Andreo Carrillo (hijo de Walo), nos entendemos de memoria, tenemos mucha química, creo que con otra banda no he sentido tanto eso, con ellos toda la música sale muy fácil, les paso un tema que jamás escucharon, medio deforme, e inmediatamente lo hacen sonar bien.

El bossa, el blues… el tango

En el 2010, grabó un disco con Bossa Blues. “Lo grabamos como trío, con Elsa María Elejalde y Jairo Zuleta, para mí ella es la cantante peruana técnicamente más dotada pero además tiene mucho vuelo, es una improvisadora innata, y Jairo es un armoniquista de aquellos”.

Sabía que la primera banda en la que tocó en Lima fue Mr. Blues, hacían versiones de blues y rock clásico, pero no conocía su gusto por el Bossa o por otros géneros musicales. Christian no termina de sorprender.

“Siempre he tocado bossa, desde chico, me gusta tocar jazz también y últimamente he estado metiéndole al tango, ¡me encanta! La propuesta Mr. Blues me la hicieron Walo y Pacho Mejía (cantante de Black Sugar) y tocamos bastante, también se grabó un disco que salió por el sello MAG (N. de R.: en el 2007), ahí hice de arreglista, trabajé temas clásicos de los 70s que ellos habían decidido hacer y que incluso venían tocando fiel a los originales. Como me aburre los temas igual al disco lo que hacíamos era cambiarle arreglos, prácticamente en cada tocada hacíamos nuevas armonías vocales con Chachi Luján y la guitarra nunca era igual, por eso me interesó la banda, aparte Pacho tiene una presencia vocal increíble”.

El trío de apellidos Van Lacke - Vidal - Carrillo

En plena época de Tlön, Van Lacke declaró que le salían canciones primas lejanas de ese proyecto, algunas de esas las destinó para un proyecto paralelo: Van Lacke – Vidal – Carrillo, el resultado fue un compacto disco. “El proyecto con Carlos Vidal (de La ira de Dios) y Walo Andreo Carrillo (de Lilus) se creó con la pauta de presentarlo pocas veces y dejar el registro de esas canciones en un disco, el disco lo editó Urbanoide Records en el 2011, dos años después que lo grabamos, fue hecho en medio de las sesiones de ‘Tlön II’… Hasta ahora, reciclo algunos temas de esa placa para mis conciertos en plan solista”.

La fauna de Christian Van Lacke

En el proyecto solista -es un decir- Christian Van Lacke y La Fauna, percibo la consolidación de sus experiencias anteriores, algunos lo encuentran distinto, por ejemplo, a Tlön, pero habría que precisar que ese proyecto tenía también una parte acústica e interesante por cierto.

“En este momento creo que es transgresor hacer un disco con canciones simples, sin tocar la guitarra eléctrica que es como la gente más me conoce. El formato canción hoy es revolucionario pues todo el mundo está haciendo muchas piruetas con la tecnología. No quiere decir que me vaya a quedar haciendo esto pues soy inquieto por naturaleza pero en simples canciones rescato parte de mi esencia más profunda”.

Solista que digamos no está, tanto en el primer disco de Christian Van Lacke y La Fauna como en el segundo, tiene músicos invitados, unos verdaderos animales musicales interesantes, que lo acompañaron el pasado 01 de mayo en la presentación del segundo disco de La Fauna, concierto que esperemos pronto se repita.

“La Fauna es la libertad de no grabar con una banda estable, de tocar con las personas que me rodean, algunas que he admirado siempre y otras que descubro y me parten la cabeza, de tocar con seres musicales en un solo proyecto sin tener que hacer 20 proyectos distintos para poder tocar con todos ellos”.

En este 2014 se editó “Christian Van Lacke y La Fauna II” (Urbanoide Records) donde ha tenido entre otros invitados destacados, a dos músicos históricos como Edelmiro Molinari y Juan Luis Pereira (El Polen). “Para mí, son dos genios, Juan Luis es el artista de acá que más me ha influenciado en los últimos tiempos. Conozco su manera de ver la música, de crearla, nos hemos hecho muy amigos y ambos nos damos manija en este mundo de la canción actual”.

Edelmiro Molinari, guitarrista argentino, fue fundador del movimiento argentino de rock al lado de Luis Alberto Spinetta, con quien hizo ese maravilloso conjunto que fue Almendra, y luego continuo con otra buena banda, Color Humano. “De Edelmiro, siempre aprecié sus discos, desde Almendra a Color Humano. Es una influencia gigante, mi guitarra incluso emula, a manera de homenaje, su repiso tornasolada de media caja, con la que sale en la película ‘Hasta que se ponga el sol’, hasta ese punto lo admiro”. Así, tarde o temprano iba a buscar acercarse a él… ¿quién no lo haría?

“El contacto es largo de explicar, en resumen me lo presentó un músico que también participa en Fauna II, el percusionista que trabaja con él, Luis Ocampo. Le hice llegar unos videos donde, sobre todo, toco su tema ‘Larga vida al sol’, vio eso y se entusiasmó. Le propuse participar en el disco, elegí un tema para él, uno que me gusta mucho, ‘Vestidos de agua’, que es una versión que hice de su tema (N. de R.: Del álbum “Contacto”, 2012) y se lo mandé”.

Y al parecer hubo una buena conexión entre ambos guitarristas, “Hablamos bastante por teléfono para ver cuestiones relacionadas al tema pero también para intercambiar visiones de la vida y la música. Grabó y me mandó su guitarra y su voz, vía satelital, desde ese otro planeta donde él habita, sonó”.

También en este 2014, un sello extranjero, en este caso el sello griego G.O.D Records, editará los dos discos Fauna, en formato vinilo. “Será un disco vinilo doble y me parece bárbara la idea, loca. Es un sello nuevo que me propuso esta idea y obvio que me interesó, por lo que sé el dueño del sello es un tipo que sabe mucho de música y que empezó a dedicarse a esto hace poco. ¡Bienvenidos los locos! ‘Yo quiero ver muchos más delirantes por ahí’, decía Charly… y yo también.

Fauna viajó a Chile este año, Christian regresó feliz de la experiencia. “Conocí la crema innata del rock chileno, a Jorge Soto que es una especie de gurú rockero allá, él, Nacho Elordi y otra gente linda han creado ‘El club de los rockeros de la Nación’, es un predio con sala de ensayo, estudio de grabación, pasto, piscina, caballos y acuden al lugar un sinfín de distinguidos invitados que tienen mucha escuela rockera. Toqué en ese lindo lugar, a 20 minutos de Santiago de Chile, y quedamos en seguirla. Quiero volver a ese lugar maravilloso con gente maravillosa”.

Tortuga escapando de la fauna

El único disco de Tortuga, también editado en vinilo por el sello alemán Nasoni Records, con su pesadez y psicodelia y la impronta de la voz de Van Lacke podría indicarnos la continuidad de Tlön, con otra alienación, claro, aunque lo primero sería saber si Tlön vivirá. “No sé si habrán más discos de Tlön, creo que su trilogía cerró perfectamente”.

“Tortuga sigue un poco esa línea, pero es más crudo, suena más trío aún que Tlön. En Tortuga me junté con “Ñaka” Almeida (batero de Mazo y Reino Ermitaño) y con Jesús Morate, ambos hermanos de la vida, con los que quería hacer algo y ésta fue la coartada perfecta para hacerlo. Quedé muy contento con el resultado, lo editó acá, en CD, Tóxiko Records y en vinilo lo hizo Nasoni Records en Alemania. Tocamos bastante el año pasado y dudo que volvamos a tocar tanto ahora, aunque nunca se sabe pero si seguiremos unidos así como lo estoy con todo lo que he hecho antes. Los grupos son como pactos para siempre”.

Más vuelos

Hay un universo Van Lacke presente en todos sus proyectos musicales, propios y ajenos. Una especie de psicodelia piloteada. Van Lacke aterriza bien los vuelos. ¿Qué otros aeropuertos conoceremos? “Actualmente estoy componiendo para dos discos nuevos, simultáneamente, uno acústico y otro muy pesado y volador, estoy muy enchufado con ambos. No sé cuándo se editarán porque este año, a fines, creo que saldrá un disco de reversiones de mis temas de varios discos e incluiré solo un par nuevos, lo grabamos prácticamente todo hace un par de semanas en un ensayo que fue registrado por pistas en el estudio de Tavo Castillo, participan aparte de él mismo, Oliver Castillo, Walo Andreo, Jairo Zuleta, Magali Luque y Juan Luis Pereira, parte de la Fauna más encantadora y luminosa que he conocido”.

Esos vuelos, ese proceso creador imparable de Christian no sólo creo que se basan en la música o sus lecturas, en algún momento ha mencionado su consumo de ayahuasca, “el ayahuasca lo he tomado más de 30 veces y he hecho dieta en la selva. Es un antes y un después para siempre, a todo nivel”.

No sabemos cuánto tiempo más Christian estará en estas tierras, con siete años viviendo acá termina dándonos una opinión de nuestra escena rockera, claro en el ámbito donde se mueve. “Desde que estoy acá ha crecido mucho, hay más bandas, más propuestas originales, mejores musicalmente hablando, hay más organización pero falta también MÁS de todo lo que te acabo de mencionar, sobretodo, debería haber más camaradería y menos argolla, muchos se manejan cual islas. Una escena… la veo más como un movimiento, una cosa revolucionaria que tiene el rock desde sus cimientos y eso falta acá, aunque se va por buen camino y hay cada vez más orejas abiertas”, quizá estimado Christian necesitemos también que más corazones se abran.


Escrito por

Wili Jiménez Torres

Wili Jiménez Torres de Lima (Perú) es Comunicador Social, dedicado a la música y +


Publicado en