no le saca la vuelta a la ley

Manuel Acosta Ojeda, evocación y homenaje

Publicado: 2014-03-22

Don Manuel Acosta Ojeda (MAO) está celebrando su cumpleaños número 84 a lo largo de la semana, empezó el domingo 16, día de su  natalicio, y concluirá, hoy, sábado 22, con un homenaje que le harán diversos músicos amigos. Sin duda, una larga celebración como las de  antes y como se merece uno de nuestros más destacados cantautores.  

Evocación

En la segunda mitad de los 90s, escribía sobre música para el diario “El Sol”, semana tras semana aparecían mis notas sobre nuestros músicos  y músicos de países hermanos en “Mira!”, la revista de ese diario. En diciembre de 1997, decidí entrevistar al querido MAO.  

Tremenda tarea, pensaba cuando presuroso me dirigía, una mañana, a su encuentro. De arranque me cayó muy bien, fue como charlar con un amigo de siempre. Su trato afable, su singular chispa de humor, su  actitud de llamar pan al pan y vino a vino, contribuyeron a ello.  

mao entrevistado en la revista mira!, en diciembre de 1997 (archivo personal)

Tremendo personaje, me dije. Si bien sus credenciales, que citaré a continuación, me impactaban yo quería indagar, en ese primer encuentro, en su formación, en lo que le había nutrido para, que ya, en la tercera edad, viviera con el alma agitada y con el corazón contento. 

Don Manuel había venido escribiendo muchas horas de lucha en la historia de nuestra música, como dirigente, estudioso, comunicador, actor, y sobre todo, como compositor e intérprete, más precisamente como cantautor, destacando en cada una de esas actividades.  

Nuestra cita había sido precisamente en el local de SAYCOPE (Sociedad de Autores y Compositores Populares), institución fundada en 1970, y que al mencionarla parece sinónimo de MAO, pues él ha estado muy identificado y ha sido participe de su lucha. Antes, entre 1961 y 1964, fue secretario de defensa del Sindicato de Artistas Folklóricos.  

Desde los 60 su aporte como difusor de nuestra música ha sido importante, se recuerdan su programa radial “Música del Pueblo” (1966- 1968) y sus colaboraciones en los diarios “El Comercio”, “La Prensa”,  “La Crónica” “La República”, y en revistas de actualidad como “Caretas” y “Oiga” y de arte como “Coliseo” (1972-1975).  

MAO participó como actor en inolvidables películas nacionales: “La Familia Orozco” (1976) y “Gregorio” (1981), entre otras; sin embargo, su producción más rotunda ha sido en la música, por el nivel de sus composiciones lo han considerado como “poeta de la canción”.  

En las décadas de los 40 y 50, tuvo varias experiencias colectivas en la música pero su presencia se hizo más notoria cuando algunos de los tríos criollos más importantes de la época popularizaron sus canciones, fue el caso de “Madre” (1955) por Los Chamas y “Cuando esté bajo una losa” (1957) por Los Troveros Criollos, entre otras.  

Los años sesenta, qué duda cabe, trajeron cambios en todo sentido, MAO se comprometió socialmente a través de la música, así en ¡1963! grabó “Javier vive en el aire”, cancionero en homenaje al poeta Javier Heraud; luego “Cantan los autores” (1965), realizado en colaboración con Eduardo Márquez Talledo, Luis Abelardo Núñez y Pablo Casas; “Canción Protesta” (1966) y “El nuevo día” (1974), álbum dedicado íntegramente a las luchas sociales y a los trabajadores, entre otros. 

En suma, MAO reunía credenciales de vida que no son comunes encontrar en nuestro medio en una sola persona, yo quería saber qué había alimentado inicialmente su vena creativa, y qué había forjado su carácter… de qué madera estaba hecho.  

“Antes tenía miedo de decir lo que te voy a contar porque pensaba que no me iban a creer…”, nos sorprendió la confianza de Don Manuel.  “Tengo recuerdos de cuando tenía dos años. Conocí Sacsayhuamán en  brazos de mi padre, sus imágenes se me quedaron grabadas; también  recuerdo una huelga donde casi lo matan, él era dirigente sindical. Esos recuerdos desde la niñez han quedado en mi computadora personal (se  cogía la cabeza), porque hay cosas que me pasan y no me las explico”.  

Le digo que seguramente sus primeras vivencias musicales habrán quedado marcadas a fuego en su memoria. “¡Claro!”, me dice sonriente. Luego me da a entender que las pautas para su posterior trabajo  musical habían estado en su niñez. “Por ejemplo, cuando estudié en el  colegio Salesianos, toda la semana, desde las 8 en punto hasta la tarde,  los padres nos hacían escuchar Bach, Vivaldi, Wagner… esa música no  me gustaba, pero no podía evitar que mis neuronas las codificaran en su correspondiente lugar. Cuando aparecí con mis canciones, los músicos  académicos decían que para haber compuesto eso (y tararea una  canción) has tenido que estudiar composición; y no, lo que pasó es que tenía guardada una información que me sirvió para componer”, expresó.  

Más al tanto de esa materia de la que estaba compuesto uno de los compositores peruanos más interesantes volví, mentalmente, al momento que le hacía la entrevista (1997), entrevista por sus 50 años  en la música, le pregunté qué significaba ello para él, sonrió una vez  más y expresó lo siguiente, sin darle espacio a que el silencio surcara el aire: “Me siento bien y mal. Bien, porque llegar a los 67 años, mentalmente activo para seguir, es una proeza; y mal, porque hay que  ser muy sinvergüenza para vivir en nuestro país, como vivo yo, más o menos feliz. Tengo objetivos por desarrollar, retomar lo de mi libro, trabajar en pro de la educación que es lo más importante…”.  

Quise conocer su opinión sobre lo que sucedía con nuestro folklore en ese entonces. “La etapa actual es alentadora, hay nuevos jóvenes con ganas de hacer bien las cosas, a veces me visitan con sus grabaciones musicales, trataré de informarme, algo tendremos que hacer para que se den a conocer”, dijo con firmeza el veterano cantautor.  

libro de marino martínez espinoza

Al recordar esa entrevista, más de quince años después, veo que cumplió esos objetivos, que los sigue cumpliendo. Si bien, MAO no ha plasmado un libro, le ayudó a concretarlo al estudioso Marino Martínez Espinoza: “Manuel Acosta Ojeda. Arte y sabiduría del criollismo” (E.N.S.F. José María Arguedas, 2008), obra que, a través de la vida de Manuel Acosta Ojeda, desarrolla la historia de la música costeña del Perú. Incluye partituras de valses.  

manuel acosta ojeda en radio nacional, con su hija celeste y con bartola.

Aún hoy en día nos sigue educando con sus artículos didácticos sobre nuestra música en el diario “El Peruano”, y destaca como productor y co-conductor con su hija Celeste Acosta Román en el programa de Radio Nacional del Perú, “El Heraldo Musical”, emitido, ininterrumpidamente desde inicios de siglo. Actualmente lo puedes sintonizar los días lunes, miércoles y viernes a las 9 P.M. 

Justamente, en ese excelente programa han dado a conocer jóvenes valores nacionales de nuestro folklore, aparte de reivindicar a los músicos ya históricos, en muchos casos ignorados u olvidados.  

Ejemplo de vida es Usted querido MAO. Vuelvo la mente a ese día de nuestra charla, al despedirnos me dijo que iba a “empezar” a celebrar sus 50 años en la música, no sabemos cuánto habrá durado ese festejo. “Mi celebración será sin fines de lucro… pero sí de locro”, remató con un risa franca. Solo quedaba decir: ¡A su salud, maestro!  

Homenaje

Hoy, sábado 22 de marzo, es un buen motivo para darle un fuerte abrazo, por su cumpleaños y por sus más de 60 años al servicio de la  cultura popular. “Con el mayor cariño”, frase que utilizaba el maestro  Carlos Hayre, otro grande de la canción peruana y amigo entrañable de MAO, se titula el espectáculo que le ofrecerán sus amigos músicos. 

el dúo patria estará presente en el merecido homenaje a mao

Ese merecido homenaje se llevará a cabo en el auditorio de la Derrama  Magisterial (Av. Gregorio Escobedo 598, Jesús María) desde las 7.30 P.M. Estarán: Bartola, Cecilia Bracamonte, Dúo Patria, Sila Illanes, Trío Los Cholos, Fiesta Criolla, La Familia Rodríguez, Carlos Castillo y Renzo Gil, Q’ory Sisicha (danzante de tijeras) y el elenco de la Escuela Nacional Superior de Folclore “José María Arguedas”. La invitación está hecha.


Escrito por

Wili Jiménez Torres

Wili Jiménez Torres de Lima (Perú) es Comunicador Social, dedicado a la música y +


Publicado en